Consejos para viajar a Egipto

23319931370_befc1fd25b_zA pesar de la difícil situación política y social de Egipto, la tierra de los faraones sigue siendo uno de los principales destinos turísticos del norte de África debido a todo el misticismo y los espectaculares monumentos presentes entre los que destaca como no podía ser de otra forma las grandes pirámides.

Aprovechando la coyuntura actual se pueden encontrar vuelos a precios sensiblemente más reducidos de lo venía siendo habitual, por lo que si estas dudando sobre cual puede ser el destino para futuros viajes, resulta muy recomendable al menos tener en cuenta un país con tantísima tradición e historia como Egipto.

Para que la experiencia resulte completamente satisfactoria y agradable ofrecemos algunos consejos que seguro serán muy útiles en esta aventura.

Lo primero que hay tener siempre presente es, como no, las recomendaciones acerca de la salud y los productos que vayamos a consumir. El agua será uno de los productos más necesarios, pero es importante tener claro que siempre ha de ser embotellada para evitar problemas gástricos que nos puedan fastidiar el viaje. Los alimentos deben estar siempre bien cocinados para evitar bacterias a las no estamos acostumbrados, y por si acaso siempre es mejor viajar con un seguro contratado que nos salvará en situaciones extremas, especialmente en países donde no existe la sanidad pública.

Las agencias de viajes que organizar tours y recorridos enfatizarán mucho sobre los riesgos de ir por libre y los abusivos precios que hay que pagar, pero todo esto forma parte en muchas ocasiones de una estrategia comercial por la que los trabajadores que van por libre están cada vez menos solicitados en favor de excursiones organizadas.

De hecho, lo más común es que logremos negociar mejores precios por nuestra cuenta y, algo muy importante, que el dinero que gastamos no vaya a manos de compañías que abusan de los locales y sí termine íntegramente en manos de un autóctono que seguramente lo usará para mantener a su familia.

Si es la primera experiencia en un país musulmán es normal que se sienta cierta intranquilidad, pero no hay nada que temer.

El regateo es una de las costumbres a las que nos tendremos que acostumbrar si no queremos que nos engañen. Es cierto que los bajos precios nos llevarán instintivamente a pagar lo que nos pidan al considerarlos bajos, pero no se debe hacer la comparación con lo que podamos encontrar en España, ya que aún bajos, pueden ser un 400% más altos de lo habitual. Así que no hay que tener miedo a preguntar varios precios o pedir descuentos, ya que es algo a lo que los comerciantes egipcios están acostumbrados y lo esperan.

Es importante negociar los precios por adelantado y luego no caer en trampas como que te intenten hacer pagar peajes o sobrecostes durante el trayecto, hay que mantenerse firme. Por otro lado hay que estar prevenido sobre las propinas. Los egipcios acostumbran a pedirlas por casi cualquier cosa, así que es mejor no pensar, por ejemplo, que los policías son muy simpáticos y nos dejan fotografiarnos con ellos o subidos a sus camellos ya que después es casi seguro que pondrán la mano.

Por último, algo que quizás ya haya escuchado a personas que han viajado por esta zona es que han llevado objetos para regalar como ropa que ya no usan o simplemente bolígrafos. En muchas ocasiones no sabremos si los piden por pedir o si realmente los necesitan, pero es una sencilla forma de sentirse mejor con uno mismo con un coste ínfimo y ayudar a personas necesitadas.

Apps que facilitan un viaje

La planificación de los viajes ha cambiado mucho tras la irrupción de los smartphones en la sociedad, siendo ya una rareza ver a alguien que no disponga de Internet en su teléfono.

Son muchos los que se aventuran a viajar con unos conocimientos muy básicos del lugar de destino confiando ciegamente en que cualquier información que puedan necesitar la podrán encontrar rápidamente, y el mundo de las aplicaciones móviles ha evolucionado en ésta dirección, con multitud de aplicaciones que resultan de lo más útiles cuando nos encontremos en un lugar extraño y con dificultades para comunicarnos con los habitantes locales, aquí dejamos algunas que seguro harán que durante el próximo viaje acertéis a la hora de elegir restaurante, hotel o monumentos que visitar, así como facilitar el encontrar información de todo tipo.

apps-viajes

World Customs & Cultures

Es una app muy curiosa e interesante que te salvará en caso de no haber preparado bien el viaje, ya que informa sobre las costumbres, tradiciones y estilos de vida de más de 165 países diferentes.
Evitar ofender a alguien, saber como saludar de forma correcta, tabúes o normas de vestimenta son algunas de las informaciones que resulta muchas veces necesario conocer y que pueden sacarnos de un apuro y permiten adaptarse a la vida local.

Couchsurfing

Más que una simple app, Couchsurfing se podría catalogar como una red social. La idea consiste en ofrecer el sofá (aunque si es una cama cómoda no creo que pongan quejas) a un turista que visita la ciudad para que pueda alojarse en tu propia casa. Son miles las personas por todo el mundo que se han apuntado, apostando por una forma de viajar económica que además supone una experiencia muy enriquecedora, ya que lo habitual es que el anfitrión haga de guía mostrando la ciudad, cocinando platos típicos y ofreciendo una visión de la ciudad mucho más personal y real, al acompañar a alguien que vive ahí. Los usuarios declaran que se empieza durmiendo en el sofá de un desconocido, que termina siendo un amigo para siempre. La app ofrece información sobre los usuarios basados en las opiniones de otros usuarios para poder saber algo de tu anfitrión o huésped.

Maps.Me

Una de las formas más fáciles de reconocer a los turistas era gracias a los enormes mapas que despliegan en medio de la calle para intentar moverse por la ciudad.
La difusión de los teléfonos inteligentes ha provocado que poco a poco estas escenas dejen de verse, convirtiendo a los mapas casi en una reliquia, que pese a todo sigue siendo muy útil al no poder usar los datos móviles en muchos países extranjeros.
La app Maps.Me ofrece una enorme cantidad de mapas con un mayor nivel de precisión y detalle respecto a otras aplicaciones como puede ser Google Maps, por ejemplo.
¿Lo mejor de Maps.Me? La posibilidad de descargar los mapas del lugar al que viajemos y consultarlos sin necesidad de disponer de datos o conexión de Internet, guiándonos gracias al GPS del móvil.

SitOrSquat

A pesar de contar con todos los mapas en la app anterior, hay una información que estos no ofrecen y que puede resultar muy útil, casi se podría decir que una necesidad, y es saber donde encontrar un baño.
Sit Or Squat busca un baño con un solo clic, solucionando una situación de urgencia en la cualquiera puede verse inmerso. Funciona como una red social, ya que se puede buscar, calificar y agregar a favoritos algunos de los más de 100.000 baños registrados de momento en esta app disponible en inglés y en castellano.

Kangapp

La experiencia de viajar con niños pequeños puede resultar una experiencia agotadora, ya que es necesario cargar, no sólo con el equipaje propio, sino también con todo lo necesario para cuidar de los pequeños, como cuna, trona, silla de paseo y demás artículos de cuidado de bebés. La app Kangapp se ha ideado con la idea de que familias con niños pequeños ofrezcan a los turistas todos estos artículos durante sus estancia, evitando así tener que cargar con varias maletas y el pago de exceso de equipaje en los aviones.
Además esta app ofrece recomendaciones sobre posibles actividades de ocio que puedan realizarse con los más pequeños.

Papúa Nueva Guinea: el último paraíso oceánico


Y es que este pequeño país oceánico, situado en la mitad oriental de la isla de Nueva Guinea, fue uno de los últimos lugares a los que llegó la colonización europea, y pese a todo aún hoy son muchas las tribus que se mantienen tal y como vivían hace siglos, manteniéndose una diversidad difícilmente visible en otros países de los alrededores como su vecina Australia, que tiene otro tipo de atractivos para el turismo.
A pesar de la escasa población, de unos 7 millones de habitantes, se han contabilizado hasta 848 idiomas distintos, de los cuales siguen hablándose 836. Esto se debe a la difícil geografía del país, que ha provocado durante siglos la descentralización y consiguiente diversidad de poblaciones con costumbres y lenguas diferentes. Esto se une a la escasa urbanización y a la forma de vida tradicional llevada a cabo en gran parte de la isla.40120235_1cdb1470db_zTodo esto, a pesar de ser una complicación para la modernización es también la característica que le diferencia de los países del entorno y que hace que el sector turístico este en alza aunque actualmente es la minería la que aporta casi 4/5 de su PIB gracias a los yacimientos de petroleo, cobre y oro.
La gran belleza natural de Papúa Nueva Guinea se debe al gran desconocimiento que se tiene de este lugar. Los colonizadores europeos no profundizaron demasiado en su exploración, quedándose en las zonas de costa, por lo que actualmente muchas especias de plantas y animales están por descubrir a ojos occidentales.
Casi cada una de las diferentes tribus tiene su propio idioma, y a pesar de que unos de los tres idiomas oficiales es el ingles, sólo se habla en las ciudades, donde vive aproximadamente el 20% de la población.
Los paisajes son muy diversos, habiendo zonas selváticas y montañosas en el interior, y con una gran costa bañada por el Océano Pacífico con barreras de corales casi desconocidas entre la numerosas islas que también pertenecen a su territorio.
Papúa Nueva Guinea cuenta con algunos puntos de gran interés que es casi obligatorio visitar si viajas al país, como por ejemplo el antiguo sitio agrícola de Kuk, cuyas excavaciones arqueológicas demuestran como ha evolucionado la agricultura de la zona desde hace unos 7.000 años.
El sector del turismo no se ha explotado de forma masiva, lo que contribuye a la conservación del patrimonio y permite que la población viva según sus costumbres ancestrales, ofreciendo una experiencia que en otros lugares paradisíacos ya no es posible por la enorme afluencia de visitantes y la consiguiente transformación del entorno, adaptándose a la demanda del turismo.
Papúa Nueva Guinea es por tanto un destino ideal para viajeros aventureros que tengan ganas de conocer un país muy variado y diverso, con gran cantidad de culturas diferentes y todas y cada una muy diferente a lo que puede estar acostumbrado el turista occidental. Es una parte del país que aún está por descubrirse, y es de agradecer este desconocimiento general gracias al cual se puede disfrutar de una experiencia única, sin haber sufrido la explotación turística de otros destinos como por ejemplo Cancún, y que probablemente llegue y haga perder al país parte de su encanto.