Viajes para hacerlos sin pensárselo dos veces

A todo el mundo alguna vez en su vida le ha entrado el instinto mochilero, casi siempre suele ser de boquilla, como mucho habremos hecho algún viaje de estos que decimos ¡Venga va, de “rayaos”! Pero no habrá sido muy lejos o sí nunca se sabe, el de “rayaos”no conoce de fronteras.

Hoy os traemos una serie de lugares que si tuviéramos tiempo y dinero no dudaríamos en lanzarnos a la aventura e ir a conocerlos. El mundo ya sabemos que es demasiado grande, que necesitaríamos una vida y parte de otra para recorrerlo pero bueno, si algún día conseguimos ahorrar el dinero y el tiempo necesario nos podemos dejar caer por alguno de estos lugares que merece la pena visitar.

En la frontera entre EEUU y Canadá se encuentran las bautizadas como Las 1.000 Islas, un archipiélago con más islotes de los que su propio nombre nos chiva. En ellos, a parte del fenómeno natural que suponen, los propietarios han edificados palacios, castillos y casas que parece que estén flotando en medio de los lagos de Ontario. Con todo lujo de detalles, alguno han levantado viviendas que nos pueden recordar al Kame House de la serie Dragon Ball.

La inmensidad y la magia del desierto ya la retrató con mucha precisión Antoine de Saint-Exupery (aunque en este caso se tratara del Sáhara), tierra, tierra y más tierra, si a caso algún beduino, sus campamentos, las estrellas pero nunca llegaría a ver erguirse la vida, tan robusta y sorprendente como lo demuestra El árbol de la vida en Bahrein. Jabal ad-Dukhan, así denominan en su lengua los nativos a esta acacia que preside la tierra yerma en la que halla, a la que se le presumen más de 400 años.

El Pozo de Darvaza en, nada más y nada menos que, la antigua república soviética de Turkmenistán ha sido renombrado como la Puerta al Infierno. Otrora prospección de gas, se trata de un cráter abierto en la tierra que no para de arder desde que se iniciara su incendio en los años 80, cuya temperatura alcanza los 400ºC debido al gas y el petróleo sobre el que están diseñadas las fronteras del país.

Viaje fin de carrera para todos los gustos

El final del curso está a la vuelta de la esquina, y los estudiantes de último año ya están comenzando a preparar las maletas para sus tan ansiados viajes de final de carrera. No es de extrañar que las ansias y la envidia de ver a los mayores con los preparativos haga que otros, a lo que aún les queda un largo año para marchar, empiecen a planear el destino al que acudirán.

El blog El Mundo en la Maleta habló a comienzos del curso sobre los destinos favoritos y que más elegían los estudiantes de último año para acudir a despedir sus estudios. Si tu clase es de las que les gusta mirar todo con antelación recomiendo que le echéis un vistazo para que a la vuelta del verano solo tengáis que preocuparos por qué ropa os llevareis.

img_como_organizar_un_viaje_fin_de_carrera_19919_orig

Punta Cana, Rivera Maya, Cancun, Cuba, EEUU, Gracia, Croacia, Centro Europa y Túnez son “los mejores destinos para tu viaje de fin de carrera”. Esto se debe a la cantidad de Resort todo incluido con los que cuentan donde la diversión está más que asegurada. Son los destinos estrellas, en ellos podemos relajarnos en sus magníficas playas paradisíacas rodeados de un paraje natural perfecto.

Estos lugares combinan relax con ocio, naturaleza con la modernidad de grandes ciudades, centros culturales con fiesta y diversión. Un día podemos visitar el centro histórico de la ciudad y al otro acudir a alguno de los festivales que organizan y que duran día y noche.

Estos destinos destacan también por la gran variedad de actividades deportivas que ofertan a los jóvenes, son los lugares ideales para probar algún deporte acuático o inmiscuirse por alguna de las recónditas rutas que nos llevan a los espacios mas inesperados. Así que si alguno pensaba que este tipo de viajes solo está pensado para los amantes de la fiesta está muy equivocado, solo hay que organizarse y tener bien claro la intención con la que va a viajar. Abarca tan cantidad de gustos que lo convierten en el lugar perfecto para acudir con un gran cantidad de personas, todos acabarán satisfechos por encontrar cosas que hacer y lugares de interés que se adapten a él.

¿Por qué no unas navidades fuera de casa?

Llega la Navidad, una época, tradicionalmente, familiar. Momentos en los que normalmente nos reunimos con familiares que durante el año vemos poco. Es decir, la Navidad ha pasado de ser una festividad cristiana a una reunión familiar prácticamente.

Pero, por qué hacer siempre lo mismo. Podemos romper con las tradiciones. La Navidad también es época de vacaciones y podemos aprovechar para realizar un viaje con amigos o en pareja. Yo el año pasado decidí pasar el último año con mi pareja en Asturias, en una pequeña casa rural aislada de los grandes núcleos de población. Una Nochevieja solo para nosotros. Lógicamente la decisión causó grandes decepciones entre nuestros familiares, pero también tenemos derecho a disfrutar juntos y solos un día como ese.

navidad

fuente: el digital de Asturias

El lugar en el que estuvimos era ideal. A un lado las verdes montañas asturianas cubiertas de nieve y con un cielo oscurecido. Al otro, un pequeño pueblecito de escasos cien habitantes que se sorprendieron al vernos bajar a comprar las uvas. Sin duda, el fin de año más especial que he pasado.

Es Asturias, por ese encanto que tiene, uno de los lugares ideales para realizar un viaje en época navideña, pero hay más. Si en lugar de la nieve, la montaña y el frío quieres pasar un fin de año tumbado en la playa con 30ºC, tu destino son las islas caribeñas. En época navideña nos encontramos algunos descuentos y el viaje nos sería más barato que en otras épocas del año.

Dentro de nuestro país, además del turismo rural, podemos aprovechar para realizar turismo activo. El estrés de las compras y las reuniones navideñas podemos evitarlo con un poco de adrenalina gracias a deportes como el alpinismo, el esquí, barranquismo, rafting

Son solo algunos de los ejemplos de que las Navidades pueden ser más divertidas que las, normalmente, aburridas cenas familiares. Esas en las que tu tío cuenta siempre los mismos chistes, tu suegra te pregunta si te ha gustado la cena, la misma que el pasado año o el abuelo de tu pareja no deja de mirarte como si no te conociera, examinando todos tus gestos. ¿Cuál sería tu destino favorito para pasar estas Navidades?