¿Por qué viajar a Bahréin?

A la hora de elegir un destino de vacaciones siempre salen los típicos lugares. Ir a París a ver la Torre Eiffel, un lugar en el Mediterráneo para disfrutar del Sol y la playa o quizás el Caribe, por su exotismo que nunca pasa de moda. Sin embargo hoy os traemos un destino algo más original y que no suele estar dentro del Top 10 de los viajes escogidos, precisamente porque no se conoce tanto como el resto de lugares turísticos del mundo, Bahréin.

curiosidades-Bahréin

Bahréin está situada a orillas del Golfo Pérsico. Antes de pasar a describir las increíbles maravillas de este país, vale la pena señalar que las aguas del Golfo Pérsico son irrepetibles. Tienen una temperatura distinta, una densidad propia y unas espectaculares vistas prácticamente desde cualquiera de sus playas turísticas, que en ningún otro lugar del mundo puede experimentarse lo mismo. Un baño en el Golfo Pérsico es completamente recomendable si buscáis un paraíso veraniego único e incomparable.

Regresando a este maravilloso estado árabe, una de las primeras sensaciones que tenemos al aterrizar en él y visitar nuestros primeros lugares turísticos es esa mezcla de tradición antigua con arquitectura reciente, una especie de simbiosis entre lo clásico y lo moderno que se ve en pocas ciudades del mundo, pero que se puede palpar de un simple vistazo. Sucede normalmente en zonas desérticas de reciente edificación. Dubái es también una zona árabe que transmite esta sensación y en el continente americano Las Vegas es el mayor exponente de ello por su continua remodelación.

La arquitectura de Bahréin es magnífica, siempre con sus bases blancas en creaciones curvilíneas (los árabes huyen en diseño de las líneas rectas), que acompañan puentes, edificios e incluso construcciones a lo largo de cualquier ciudad.

Si queréis visitar un ejemplo de arquitectura bahreiní de líneas modernas y que sea impactante, acudir a algún centro comercial. Ir de compras en Bahréin se ha convertido en toda una rutina social y, aunque buena parte de los locales comerciales incluidos en ellos son de productos fuera del alcance de la mayoría, en realidad la mera visita de estos espacios con kilómetros de recorrido y una decoración inimaginable para un centro comercial corriente, los convierte también en lugares de gran interés turístico.

Una cosa curiosa de Bahréin es que la comida árabe no suele ser bien recibida por muchos turistas, probablemente porque hay pocos restaurantes dedicados a ella en el extranjero. Sin embargo, nuestra recomendación es acudir a un local especializado en comida tradicional. El más famoso de todos es Villa Mamas, situado en la misma capital de Manama. Se trata sin duda del mejor restaurante de todo Bahréin si el turista busca descubrir las recetas más tradicionales de la cocina árabe. Precisamente, la gran demanda de comensales ha motivado a su dueña y chef Roaya Saleh a ampliar la zona con un edificio anexo más, que será obra del arquitecto español Alberto Sanjurjo Álvarez, por lo que tendrá cierto toque mediterráneo en su acabado.

Por último, os recomendamos viajar a Bahréin porque precisamente la cultura de aquél país es algo diferente a la nuestra. En lugar de escoger el típico destino que parece una copia de nuestra ciudad, Bahréin será toda una aventura en la que descubrir cosas nuevas en cada calle, así como costumbres sociales que nos sorprenderán las 24 horas del día.

Japón, un destino imprescindible

Japón es uno de esos lugares que hay que visitar una vez en la vida. Las múltiples diferencias con Occidente se olvidan una vez que pisas territorio nipón y te adentras en una cultura espectacular, una cultura que embriaga, que pronto sentirás como si fuera tuya. Y es que el país del Sol Naciente es un compendio de todo, un lugar de grandes contrastes donde se mezcla la más absoluta modernidad con la tradición más arraigada.

Tokyo, con una enorme vida y color

El país es la tercera economía más potente del mundo, y eso se aprecia en la imagen de Tokio como centro de negocios y de la vanguardia tecnológica mundial. La fantástica mezcla de luces y colores esconde un gran número de lugares de interés, desde rascacielos a pequeños santuarios en la ciudad. El transporte no es ningún problema con el Japan Rail Pass, mientras que la seguridad es uno de los bienes más preciados, ya que verás cómo la gente se descuida de sus pertenencias sin miedo a ningún robo.

En la otra cara de la moneda encontramos Kioto, donde veremos un Japón muy diferente, un lugar donde admirar la tradición cultural de la nación. Aquí destacan los numerosos templos que se enmarcan en jardines espectaculares, dentro de una magnífica y colorida vegetación. Otras ciudades que visitar son Yohohama, Hiroshima, Nara u Osaka, o también las relajantes y paradisíacas playas del Pacífico.

No esperes grandes monumentos, ya que la belleza reside en los detalles, en pequeñas construcciones con un encanto inigualable. Déjate enamorar por una cultura diferente, especial, y disfruta de sus avances y tradiciones. No olvides llevar dinero en efectivo, ya que en las máquinas expendedoras podrás conseguir prácticamente lo que quieras, hasta una camisa recién planchada. Y si no te gusta el sushi, no temas, ya que la gastronomía es tan variada que podrás comer muchas cosas más. Abre tu paladar y no tengas miedo a pedir, ya que cada plato lleva un sinfín de ingredientes.

Tailandia y su experiencia con elefantes

Cuenta la historia que una princesa llamada Maya soñó una noche que un elefante blanco entraba dentro de ella. Varios sabios en la interpretación del sueño previeron que daría a luz a un redentor de la humanidad. Así fue que meses después, nació de sus entrañas Buda. Esta es una de las leyendas que mitifican la figura del elefante en la vida de Tailandia.

Chiang Mia es una de las ciudades con mayor actividad entorno a este majestuoso animal. Al norte de Bangkok, es una ciudad mucho menos transitada que la capital. La Rosa del Norte, como así la conocen los tailandeses, tiene un gran peso cultural.

En 1926, el Rey Mengrai que fundó la ciudad, construyó un muro que actuar de frontera y elemento de defensa contra las invasiones birmanas. Este muro demarcará hasta la actualidad el casco antiguo con el resto de la ciudad. En el interior de la zona amurallada se encuentra el famoso templo Phra Singh (Buda León) muy llamativo por los tonos amarillos que emplea en la fachada de todo el edificio.

Si visitas la ciudad, merece la pena viajar unos cuantos kilómetros en coche para desconectar en el maravilloso Parque Nacional de Doi Inthanon. En este espacio natural encontrarás multitud de templos, cascadas como la de Mae Ya y paisajes de ensueño. Lo más increíble es que en él habitan algunas tribus de la etnia Mong que se dedican a actividades primitivas como el cultivo de verduras.

Como empezamos el post, si te gustan los elefantes en esta ciudad podrás disfrutar de uno de los parques de elefantes más reconocidos de Tailandia: El Elephant Nature Park, donde se realiza de forma voluntaria una labor de rescate y protección a estos animales. Podrás dar de comer a los elefantes, bañarlos, o ayudar al parque en el sistema de voluntariado.

Otro de los lugares que os proponemos para los amantes de los elefantes es el Elephant Training Center, que se encuentra en la villa de Ta Yaak en la provincia de Chiang Mai. Allí podrás ver cómo nacer una elefante y como les enseñan a llevar personas.

Lejos de los show y representaciones que les obligan a hacer en algunos santuarios tailandeses, éstos son los centros más humanos que se dedican a cuidar a estos grandes mamíferos tan dóciles y amables.

Doha relúce desde Qatar

Los más privilegiados, corren la suerte de disfrutar de las joyas que ofrece el turismo de lujo. Entre los países que más lo potencian se encuentran Emiratos Árabes Unidos, China o Tailandia. Siguiendo la estela de la lujosa ciudad de Dubai en Emiratos Árabes Unidos, Doha la capital de Qatar se ha convertido en un uno de los destinos más codiciados.

Hasta hace tan sólo 15 años, la bahía de Doha era una zona desértica donde se instalaban pequeñas comunidades nómadas dedicadas a la actividad pesquera. Fue en la década de los 90, cuando el Emirato experimentó un cambio radical tras el descubrimiento de inagotables reservas de gas y petróleo en sus tierras. De una capital modesta y humilde, Doha pasó a brillar por sí misma.

Los grandes rascacielos que se erigen en la ciudad, formando el conocido City Center han sido diseñados por la mano de los arquitectos más reconocidos del mundo. En el proyecto ha participado el arquitecto chino Ming Pie, autor de la pirámide de cristal situada en el Louvre en París, que ha diseñado el Museo de Arte Islámico. Un imponente edificio de cinco plantas que reúne una colección representativa de varios siglos.

Recuerdo de los Juegos Asiáticos celebrados en 2006, quedó la increíble Ciudad de los Deportes de Doha, en la que sobresale la Aspire Tower, con forma de antorcha que llegó a arder durante los Juegos.

De la simbiosis del vanguardismo y el estilo árabe nace la Doha Office Tower, diseñada por el arquitecto Jean Nouvel, con una cúpula bañada en filigrana metálica.

Otra de las atracciones de Qatar es el circuito de motociclismo de Losail, el único acondicionado con iluminación especial para disputarse por la noche. El ingeniero alemán Hermann Tilke fue el encargado de diseñar su trazado y el sistema de iluminación capaz de generar 5,4 millones de vatios, lo equivalente a 70 campos de futbol.

Una de las actividades asociadas al turismo de lujo que se concentra en Doha son las compras. Los turistas aprovechan su estancia en la ciudad para irse de lujosas tiendas. Un rincón especializado en el shopping es la isla artificial The Pearl, donde también podrás encontrar restaurantes y cafeterías para hacer un descanso entre tienda y tienda.

En esta ciudad también se encuentra el centro comercial más grande del Golfo Pérsico, The Villagio Shopping Mall de estilo veneciano, en el que podrás encontrar tiendas para todos los gustos y todos los bolsillos.

La otra cara de la ciudad es el Zoco Viejo, donde las construcciones no sobrepasan los dos pisos, siendo el Centro Cultural Islámico de Qatar, el único edificio de mayor peso. Ahora convertido en un barrio viejo tras la implantación de la parte vanguardista de la ciudad, no ha perdido su encanto de antiguas galerías y callejuelas.

La Fiesta de los Colores

Cuenta la mitología hindú cómo el rey Hiranyakashyapa había obligado en sus dominios que la población sólo le adorase a él. Ante la desobediencia de su propio hijo Prahlad y la veneración de éste al dios Vishnu, un ataque de cólera hizo que el rey intentara matarlo varias veces. Como no consiguió matarlo, pidió a su hermana Hólika, inmune al fuego su intervención. La demonia consiguió atraerle hacia una hoguera. Expuestos ambos al fuego,
el joven Prahlad milagrosamente salió ileso, mientras que la tía murió abrasada en la hoguera. Poco después, Vishnu se apareció en forma de león hombre para matar a Hiranyakashyapa y liberar a su joven admirador.

Esta es la leyenda hindú que recrea la Fiesta de los Colores celebrada con la entrada de la primavera, con el fin de conmemorar el buen tiempo y ahuyentar los malos espíritus. En esta fiesta tienen vital importancia la Holika Dahan, en la que en representación a la historia toda la India se ilumina con hogueras donde se queman estatuas de Hólika, símbolo If very few trucking companies are recruiting from a safe driving school you are considering, then consider another school. del mal que sólo el fuego puede destruir.

Y la Dhuleti, una fiesta pasada por agua donde la India se llena de color, donde el azul representa vitalidad, el rojo representa el amor, el naranja el optimismo… No sólo por la vestimenta que adquieren, sino por la alegría de los tambores, bailes y cánticos que a su paso impregnan todas las calles de la India. En ella, no hay rituales específicos, sino que a todo aquel que pasa por el lado se le tira agua teñida de color.

Las normas sociales en esta fecha, se vuelven un poquito menos rígidas, e incluso se puede beber “bhang”, un coctel de leche y marihuana que potencia el espíritu festivo, del que más vale beber con moderación, pues de lo contrario podría llegar a causar estragos.

Mathurá donde creció el dios Krishná y Vrindavan son las ciudades donde la fiesta alcanza sus niveles más extremos. Vrindavan se convierte en un lugar de peregrinaje para escuchar los cientos de historias del dios Krishna.

Una vez más, este místico país no deja de sorprendernos envuelto en leyendas e historias que contar.

Un viaje espiritual

Hoy nos decantamos por la lejana Asia, donde se encuentra una de las regiones de mayor riqueza cultural y comercial del mundo, la India. Cuna de la espiritualidad, aquí surgieron cuatro de las religiones más conocidas a nivel internacional, como también se albergaron las religiones de Occidente en los posteriores siglos.

Dentro de la inmensidad de la India, se recomienda visitar los lugares más emblemáticos, que dan forma al denominado “triángulo dorado” del Norte. Se trata de una de las rutas más transitadas por los turistas y recorre las principales ciudades del país: Delhi, Agra y Jaipur.

El punto del que partiremos será la capital de la India, Delhi. Al norte de la misma se encuentra el famoso Himalaya. En la parte de la cordillera de la India, se encuentra uno de los mayores lugares de peregrinaje, Uttar Padresh.

En esta región se encuentra la ciudad milenaria de Agra que guarda uno de las joyas patrimoniales de la India: El Taj Mahal, uno de los edificios más bellos del mundo. Representa el paraíso y alberga la historia de amor del sultán Sha Jahan. La finalidad de la construcción fue recibir al cuerpo sin vida de la esposa del sultán, Arjumand Bann Begu.

En este estado tiene lugar el nacimiento del Ganges, que transcurrirá por numerosas ciudades del este hasta llegar a la ciudad sagrada Varanasi, donde se pueden contemplar las enormes celebraciones entorno al río.

Al este de la ciudad de Delhi, otra casino online de las ciudades destacadas es Orissa donde se encuentran los templos de Jagannath de Puri y del Konarak, señor del univero y dios del sol respectivamente.

Al sur de la capital india, se encuentra el estado de Tamil Nadu, muy destacado por sus innumerables templos sagrados de la zona del delta de Cauvery y las colinas Nilgiri, de la que destacan los templos de la ciudad de Madurai, capital espiritual para muchos peregrinos.

Lejos de la muchedumbre que puedan suponer algunas urbes, en la costa oeste podrás encontrar la naturaleza más salvaje de la región de Kerala. Al igual que la antigua colonia portuguesa de Goa, donde se extienden infinitos kilómetros con playas solitarias.

Fuera de este triángulo también es muy destacado el paisaje de desiertos que compone la región de Rajastán. Aquí se encuentran palacios medievales de cuento como son Udaipur y Bundi.

Viajando a la India, no sólo visitarás un país especial por su gran riqueza cultural sino que te descubrirás a ti mismo en un viaje espiritual, lleno de sensaciones, colorido, tranquilidad,… que ningún otro lugar te aportará.

Maravillas del mundo moderno: Jordania

Jordania es un país de Oriente Medio cuya historia se remonta aproximadamente a 2.000 a.C., cuando los amoritas semíticos se establecieron alrededor del río Jordán en el área llamada Canaán.

Hititas, egipcios, israelitas, asirios, babilonios, persas, griegos, nabateos, romanos, árabes musulmanes, cruzados cristianos, mamelucos y turcos otomanos han habitado estas tierras durante más o menos tiempo. Fruto de este elevado número de civilizaciones, Jordania posee una interesante mezcla de tradiciones. Tiene una fuerte influencia otomana y árabe, que se aprecia en su arquitectura, con matices romanos y fenicios. La lengua oficial es el árabe.

Además de los enclaves naturales sin explotar, se trata de un país lleno de lugares ancestrales, lo que lo convierte en un destino turístico de gran atractivo. No puedes marcharte de Jordania sin visitar:

  • Petra. Ocupa un valle al que solo se puede acceder a través de un largo desfiladero, en el que destacan el Tesoro de Petra, el Monasterio o Deir y los restos de la ciudad romana. Se compone de tumbas y templos del siglo II excavados en la roca de arenisca. Está considera una de las Siete Run the user-provided Reduce() code: This phase will run the custom reducer code designed by developer to run on shuffled best-data-recovery.com and emit key and value. maravillas del mundo moderno.
  • Gerasa y Gadara, también conocidas como Jerash y Umm Qais. En la primera se puede contemplar la arquitectura romana del siglo I, en muy buen estado. La segunda, también romana, cuenta con unas hermosas vistas del mar de Galilea, la ciudad de Tiberíades y el valle del río Yarmuk.

  • Ammán. La capital de Jordania recoge elementos romanos (teatros, foros o templos), musulmanes (coloridas mezquitas o el Alcázar) y cristianos (iglesias bizantinas). Al este hay una ruta que engloba una veintena de castillos y palacios fortificados de los siglos VII y VIII. Además de estos, hay otros castillos que merece la pena ver, como los de Aljun y Karak, entre otros.
  • Madaba. La ciudad de los mosaicos, importante centro cristiano conocido por el mapa de Tierra Santa, el más antiguo del mundo realizado sobre mosaico (se encuentra en el suelo de la iglesia de San Jorge).
  • Mar Muerto. Es el lugar más bajo de la Tierra, a 411 metros bajo el nivel del mar. Se trata de un lago saturado de sales, con tal concentración que se puede flotar sin esfuerzo.
  • Desierto de Wadi Rum. Jordania es un país predominantemente desértico. El de Wadi Rum destaca por servir de escenario para Lawrence de Arabia.

Con semejante oferta turística, es importante que planifiques muy bien el viaje, teniendo en cuenta desplazamientos de un punto a otro, tiempo invertido, etcétera.