Consejos para viajar a Egipto

23319931370_befc1fd25b_zA pesar de la difícil situación política y social de Egipto, la tierra de los faraones sigue siendo uno de los principales destinos turísticos del norte de África debido a todo el misticismo y los espectaculares monumentos presentes entre los que destaca como no podía ser de otra forma las grandes pirámides.

Aprovechando la coyuntura actual se pueden encontrar vuelos a precios sensiblemente más reducidos de lo venía siendo habitual, por lo que si estas dudando sobre cual puede ser el destino para futuros viajes, resulta muy recomendable al menos tener en cuenta un país con tantísima tradición e historia como Egipto.

Para que la experiencia resulte completamente satisfactoria y agradable ofrecemos algunos consejos que seguro serán muy útiles en esta aventura.

Lo primero que hay tener siempre presente es, como no, las recomendaciones acerca de la salud y los productos que vayamos a consumir. El agua será uno de los productos más necesarios, pero es importante tener claro que siempre ha de ser embotellada para evitar problemas gástricos que nos puedan fastidiar el viaje. Los alimentos deben estar siempre bien cocinados para evitar bacterias a las no estamos acostumbrados, y por si acaso siempre es mejor viajar con un seguro contratado que nos salvará en situaciones extremas, especialmente en países donde no existe la sanidad pública.

Las agencias de viajes que organizar tours y recorridos enfatizarán mucho sobre los riesgos de ir por libre y los abusivos precios que hay que pagar, pero todo esto forma parte en muchas ocasiones de una estrategia comercial por la que los trabajadores que van por libre están cada vez menos solicitados en favor de excursiones organizadas.

De hecho, lo más común es que logremos negociar mejores precios por nuestra cuenta y, algo muy importante, que el dinero que gastamos no vaya a manos de compañías que abusan de los locales y sí termine íntegramente en manos de un autóctono que seguramente lo usará para mantener a su familia.

Si es la primera experiencia en un país musulmán es normal que se sienta cierta intranquilidad, pero no hay nada que temer.

El regateo es una de las costumbres a las que nos tendremos que acostumbrar si no queremos que nos engañen. Es cierto que los bajos precios nos llevarán instintivamente a pagar lo que nos pidan al considerarlos bajos, pero no se debe hacer la comparación con lo que podamos encontrar en España, ya que aún bajos, pueden ser un 400% más altos de lo habitual. Así que no hay que tener miedo a preguntar varios precios o pedir descuentos, ya que es algo a lo que los comerciantes egipcios están acostumbrados y lo esperan.

Es importante negociar los precios por adelantado y luego no caer en trampas como que te intenten hacer pagar peajes o sobrecostes durante el trayecto, hay que mantenerse firme. Por otro lado hay que estar prevenido sobre las propinas. Los egipcios acostumbran a pedirlas por casi cualquier cosa, así que es mejor no pensar, por ejemplo, que los policías son muy simpáticos y nos dejan fotografiarnos con ellos o subidos a sus camellos ya que después es casi seguro que pondrán la mano.

Por último, algo que quizás ya haya escuchado a personas que han viajado por esta zona es que han llevado objetos para regalar como ropa que ya no usan o simplemente bolígrafos. En muchas ocasiones no sabremos si los piden por pedir o si realmente los necesitan, pero es una sencilla forma de sentirse mejor con uno mismo con un coste ínfimo y ayudar a personas necesitadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *