El Oasis de las Américas

En nuestro post semanal volvemos a pasar revista a Perú, un fantástico país que nos ofrece escenarios únicos que visitar. Anteriormente ya habíamos hablado de Perú y de su complejo inca Machu Picchu, hoy nos detenemos para hablar de otra de sus joyas exclusivas, esta vez fuera de la mano del hombre: El oasis de Huacachina.

La leyenda peruana cuenta que una hermosa doncella, proveniente del cercano pueblo de Tacaraca, llegó desconsolada a este lugar, donde sólo había unos cuantos guarangos, a llorar la muerte de su amado, un valiente general incaico, según algunas versiones . Las lágrimas de esta mujer, de ojos verdes y cabello muy negro, fueron formando poco a poco la laguna. Se dice que en las noches de Luna nueva aún se pueden escuchar sus lamentos, los que confunden a los visitantes desprevenidos.

Es el “Oasis de las Américas”, por no haber ninguno más en todo el continente, ¡Y no se trata de un espejismo! Situado a 5 kilómetros de la ciudad Ica en Perú, es un lugar paradisiaco entre palmeras, eucaliptos y huararangos (una especie de árbol peruano que está en peligro por el cambio climático) donde extiende un lago de agua esmeralda. Aquellos que han tenido el privilegio de ir a visitarlo dicen que desde lo alto de las dunas que forman este paisaje, se pueden contemplar increíbles atardeceres.

Este oasis natural en medio de la arena blanca, se llegó a formar por medio de corrientes subterráneas. El espacio goza de un clima exótico que atrae a un gran foco de turistas. Desde 1940, a modo de balneario se aprovechan sus propiedades minerales capaces de revitalizar el cuerpo y la mente.
Hoy en día, es un complejo turístico compuesto de hoteles, restaurantes y hasta un boulevard. Además, también es el lugar elegido para los amantes del deporte de riesgo, donde se puede practicar el Sandboard, el descenso de dunas de arena con tablas parecidas a las del Snowboarding.

Pese a que la mano del hombre ha pasado por este fenómeno natural, aún es un lugar de ensueño que merece la pena visitar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *