La Patagonia

Uno de los lugares que hay que visitar antes de morir es la Patagonia de Chile y Argentina. Parece que en la creación del mundo le hayan dedicado un poquito más a este increíble espacio natural con extensas zonas sin explorar. Desde el Parque Nacional Torres de Paine al espectacular glaciar Perito Moreno, sin olvidar la región de los lagos, es de una belleza sobrenatural.

En Revistaviajes, no nos queda más remedio que dedicarle un espacio a esta maravilla. Como son innumerables los lugares que describir, hoy nos decantaremos por cinco paisajes que sin duda son de obligada visita.

El lago Pehoé, se encuentra en Chile, enclavado en una región inhabitada de la Patagonia. Caracterizado por su clima cambiante que puede variar a lo largo de un mismo día, genera una panorámica única. En verano se duplica su belleza con los reflejos del sol penetrando en sus aguas cristalinas, generando efectos ópticos exclusivos. Este es uno de lugares más recomendados para observar los Cuernos del Paine. Se puede acceder a él desde el poblado de Villa Cerro Castillo, a 85 kilómetros.

El Ventisquero Colgante, en el Parque Nacional Queulat (región de Chile),

es uno de los fenómenos naturales que te dejará boquiabierto. Se trata de un glaciar que literalmente se desborda al vacío, dejando caer agua helada a través de una zona acantilada.

Otro de los glaciares más sorprendentes de la Patagonia, es el glaciar Perito Moreno. Situado en la provincia argentina de Santa Cruz, es sobrecogedor por sí mismo. Pero aún lo es más cuando por su constante avance, represa las aguas del brazo Rico del lago Argentino. El curioso fenómeno finalizará, rompiendo por la presión del agua la cavidad donde se acumulada, creando un espectáculo que dura varios días y que hace deleitar la vista de todos aquellos privilegiados que lo pueden presenciar. Sobre las aguas del Lago General Carrera de la región de Aysén en Chile, se forma una catedral de mármol. La construcción ha sido modelada por la erosión del agua. En tiempos en los que el agua es más baja, de puede recorrer la formación en su interior.

Se trata de una serie de cavernas a las que se puede acceder mediante pequeñas barquitas desde el pueblo de Puerto Río Tranquilo.

Entre los elementos geográficos, no podían faltar por citar las montañas. Entre Chile y Argentina, en el Parque Nacional Bernardo O’Higgins, una de las montañas más características es el Chaltén, nombre viene a significar montaña humeante, como así aparenta. Su cumbre se ensalza sobre los 3375 metros, entre glaciares y lagos. Desde la cima, se puede ver gran parte del espectacular paisaje que lo rodea.

Un paisaje sin igual, virgen e inexplorado por la mano del hombre, que aún tenemos la suerte de poder disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *