Los mejores zonas de Europa para practicar turismo activo

Europa es un continente pequeño pero muy diverso. Diverso en cuanto a clima, en cuanto a geografía, en cuanto a naturaleza, en cuanto a cultura y también en cuanto historia. Por lo general consideramos a Europa un continente extremadamente civilizado donde los bosques y las zonas salvajes han sido reducidas a pequeños reductos en lugares inhóspitos para la vida humana, este concepto es asimilado sobre todo para los aficionados españoles a los deportes de aventura y el turismo activo, para los que Europa ocupa un segundo lugar y es desplazada de los planes de viaje en favor de lugares con mejor “fama” para la aventura como África o Sudamérica.

Sin embargo y como hemos dicho al principio, Europa es un continente muy diverso, con muy diversos paisajes y con muchísimas joyas naturales poco conocidas pero bien protegidas en su interior y además mucho más cerca de lo que nos imaginamos. En este artículo pretendemos que los aficionados a los deportes de aventura y el turismo cambien su opinión sobre las posibilidades que nos puede ofrecer nuestro continente, y se animan a buscar por Internet aquel viaje que siempre soñaron, pero mucho más cerca de casa.

Os vamos a mencionar algunos de nuestros lugares favoritos en Europa para practicar senderismo y otros deportes de aventura como la escalada o el descenso de ríos. Si queréis saber más sobre lo que Europa puede ofreceros para vuestro viajes de aventura, podéis obtener más información en el siguiente enlace: https://www.senderismoeuropa.com/viajes-de-aventura-por-europa-a-medida/

turismo-activo-europa2

En España por supuesto, los Picos de Europa y los Pirineos. Un macizo de los más grandes y mejor conservados de España, con senderos de todo tipo de dificultad y paisajes de gran belleza, además por su situación geográfica en el sur de Europa, buena parte del año hace buen tiempo por lo que en esta zona podemos disfrutar de todo tipo de deportes de aventura durante casi todo el año.

En Suiza e Italia Los Alpes. Una de las cordilleras montañosas más conocidas del mundo, se extiende por Francia, Suiza e Italia, siendo el país helvético el que más parte de la cordillera tiene en su territorio. Con alturas de vértigo, podremos encontrar algunos de los senderos más duros de Europa, aunque también algunos de los más bonitos, totalmente recomendables, la única pega para ser el mejor destino es el clima y lo masificado turísticamente que se encuentra el destino.

En Alemania La Selva Negra, es una de las zonas naturales mejor conservadas, también existe en la zona un Parque Nacional al igual que en la mayoría de los lugares que mencionamos en el artículo.

En Bulgaria el Macizo de los Rodopes , y no solo esta parte, si no toda la zona de la cordillera de los Balcanes que surca buena parte del territorio búlgaro. Bulgaria es un paraíso para los amantes del turismo activo, con casi el 40% de su superficie natural bajo algún grado de protección, con numerosos parques nacionales de incalculable valor biológico, como el Parque Nacional de los Balcanes Centrales, ly con una geografía ideal para practicar todo tipo de deportes de aventura. Podremos incluso practicar senderismo o escalada en total soledad dentro de uno de estos parques nacionales. Bulgaria es un destino menos explotado turísticamente que los otros mencionados, por lo que los amantes de la naturaleza disfrutarán de la soledad y a la vez de la compañía de los ruidos de la naturaleza. Es difícil encontrar agencias especializadas que nos lleven a Bulgaria a practicar deportes de aventura, nosotros hemos probado alguna vez esta: senderismoeuropa.com, dan un buen servicio sobre todo por el precio y por que tienen guías locales de habla español que nos acompañaran siempre que lo necesitemos allí donde los necesitemos.

Potsdam, ciudad entre palacios y jardines

Es una ciudad alemana, ubicada tan solo a 20 kilómetros al suroeste de Berlín.

Si vas varios días a Berlín es recomendable ir a visitar esta pequeña ciudad, ya que es una de las ciudades más bonitas que he visto, gracias a sus jardines, lagos y palacios que le rodea, por esa razón está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y realmente después de Berlín es una de las ciudades más visitadas, ya sea por su cercanía a la capital como por su hermosura.

Potsdam, es tan bonita gracias a que fue residencia de la familia real prusiana y ellos construyeron la gran cantidad de palacios que tiene y que aún se conservan en perfecto estado y se pueden visitar.

Cuando fui a Potsdam hace 4 años me encantó y realmente no me salió un día magnifico puesto que llovió, pero valió la pena.

Lo primero que vi, fue el puente Glienicke, es el puente que online casino une Berlín con Potsdam, se denominaba “puente de los espías”, por la simple razón que en él se hacían intercambios de espías capturados por su enemigo durante la guerra fría. Por otra parte

Barrio Holandés, se llama así por el ladrillo rojizo de todas sus casas, se puede pasear tranquilamente por el barrio y encontrarás calles preciosas, al final de la calle veras la Puerta de Branderburgo, como curiosidad, esta puerta es anterior a la famosa de Berlín.

fuente: flickr

Pasando la puerta de Branderburgo encontramos los jardines y palacios, como el Palacio de Babelsberg, situado a orillas del rio Havel, el Palacio Nuevo, es un palacio renacentista y lo más impresionante de él es que está formado todo el de un ladrillo rojizo y sus cúpulas verdes.

También se pueden visitar el Palacio de Sanssouci, que es, uno de los más populares, para llegar a él, deteneros por sus preciosos jardines y disfrutar de la naturaleza que te ofrece, para llegar al palacio deberéis subir unas escaleras. La imagen desde abajo con las escaleras en medio, los jardines a los lados, una fuente al pie del palacio y arriba el palacio es digno de fotografiar.

fuente: flickr

Y por último visitar el Palacio de Cecilienhof, en este caso, es un palacio en el cual te puedes alojar ya que es un hotel y cuenta con una gran historia, puesto que en él, se redactó la Conferencia de Potsdam.

Esta pequeña ciudad con todos estos castillos se puede visitar en un día y volver por la noche a Berlín a seguir la visitar nocturna.