¿Por qué no unas navidades fuera de casa?

Llega la Navidad, una época, tradicionalmente, familiar. Momentos en los que normalmente nos reunimos con familiares que durante el año vemos poco. Es decir, la Navidad ha pasado de ser una festividad cristiana a una reunión familiar prácticamente.

Pero, por qué hacer siempre lo mismo. Podemos romper con las tradiciones. La Navidad también es época de vacaciones y podemos aprovechar para realizar un viaje con amigos o en pareja. Yo el año pasado decidí pasar el último año con mi pareja en Asturias, en una pequeña casa rural aislada de los grandes núcleos de población. Una Nochevieja solo para nosotros. Lógicamente la decisión causó grandes decepciones entre nuestros familiares, pero también tenemos derecho a disfrutar juntos y solos un día como ese.

navidad

fuente: el digital de Asturias

El lugar en el que estuvimos era ideal. A un lado las verdes montañas asturianas cubiertas de nieve y con un cielo oscurecido. Al otro, un pequeño pueblecito de escasos cien habitantes que se sorprendieron al vernos bajar a comprar las uvas. Sin duda, el fin de año más especial que he pasado.

Es Asturias, por ese encanto que tiene, uno de los lugares ideales para realizar un viaje en época navideña, pero hay más. Si en lugar de la nieve, la montaña y el frío quieres pasar un fin de año tumbado en la playa con 30ºC, tu destino son las islas caribeñas. En época navideña nos encontramos algunos descuentos y el viaje nos sería más barato que en otras épocas del año.

Dentro de nuestro país, además del turismo rural, podemos aprovechar para realizar turismo activo. El estrés de las compras y las reuniones navideñas podemos evitarlo con un poco de adrenalina gracias a deportes como el alpinismo, el esquí, barranquismo, rafting

Son solo algunos de los ejemplos de que las Navidades pueden ser más divertidas que las, normalmente, aburridas cenas familiares. Esas en las que tu tío cuenta siempre los mismos chistes, tu suegra te pregunta si te ha gustado la cena, la misma que el pasado año o el abuelo de tu pareja no deja de mirarte como si no te conociera, examinando todos tus gestos. ¿Cuál sería tu destino favorito para pasar estas Navidades?

 

Relájate en La Habana

Frente a los escasos 5º que tenemos de máxima en Madrid, lo que más nos apetece en el día de hoy es evadirnos del frío y refugiarnos en destinos turísticos cálidos como el paradisíaco Caribe. Hoy el destino elegido será la Habana, la capital cubana que reúne toda la esencia del país.

La llamada Vieja Habana, el casco antiguo que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, reúne cuatro barrios de interés para el turista: Centro Habana, Vedado, Miramar y el famoso Malecón. Paseando por este núcleo urbano  hallarás la mejor arquitectura colonial de la historia y edificios emblemáticos como la Catedral de la Habana o La Bodeguita del Medio. Este último, es uno de los restaurantes más famosos de la isla, conocido por su sabrosa comida tradicional cubana y sus refrescantes mojitos.

Pasear por el Malecón, es uno de los hitos principales de la ciudad. Este simbólico paseo marítimo, conecta la vieja Habana con la más moderna zona de la ciudad. Desde aquí podrás disfrutar de increíbles vistas de la costa y de los edificios coloniales. Es muy habitual que la fuerte marea traspase el muro de contención con olas que alcanzan hasta los 6 metros de altura, por lo que no te sorprenda disfrutar de un paseo refrescante.

Digamos que el Vedado, el barrio antiguo con el que conecta el Malecón es el que hace latir a la Habana, corazón de la capital cubana. Su nombre se tomó de las prohibiciones existentes en el siglo XVl y desde un principio, fue concebido como zona residencial para la burguesía criolla, con arquitectura de estilos neoclásicos hasta el eclecticismo.  Rastro de ello, son las calles peatonales, donde los viandantes pueden contemplar los hermosos palacetes y jardines coloreados por flamboyanes entre otra vegetación exuberante habanera.

En la actualidad, es el barrio más transitado de la ciudad, dotado tanto de vida diurna como  nocturna por la innumerable oferta de restaurantes, bares y discotecas. Por las noches, uno de los espectáculos preferidos por los turistas es el cabaret. Entre los más solicitados se encuentra el Cabaret Tropicana y el Cabaret Parisien en el Hotel Nacional, ya un mito de la isla.

Uno de los lugares más fotografiados en la Habana es el Capitolio, de estilo neoclásico del que algunos dicen que es réplica del Capitolio de Estados Unidos. Sin duda, es uno de los edificios más imponentes de la capital cubana, nació como seno del Congreso y el Senado.  Los vaivenes políticos, han hecho que hoy en día albergue el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y por suerte puede ser visitado.

Por último, no podíamos cerrar nuestro post sin hablar de los típicos puros habanos y del ron. Si no se fuma o se toma un trago de ron en nuestra visita a la Habana, es como si no hubiéramos estado en la isla,… Al menos deberíamos llevar un souvenir a nuestra familia y amigos, ¿no? Uno de los lugares destacados donde comprar un buen puro cubano es en la Casa del Habano, situada detrás del Capitolio.