Desde París con amor

La Ciudad de las Luces, la Ciudad del Amor… Sin duda, son muchas las formas de referirse a París. Del mismo modo, todo el mundo tiene más o menos claro qué cosas no puede dejar de visitar en la capital francesa: la Torre Eiffel, Notre-Dame, Montmartre, los Campos Elíseos, el museo del Louvre, el Río Sena, la plaza de la Bastilla…

Si no os gusta hacer lo mismo que el resto, nuestra propuesta de hoy recoge varios puntos representativos, con un sabor especial. No obstante, la capital es tan grande y cuenta con tantos atractivos que es posible que queráis hacer el itinerario a vuestra medida. Una buena forma de visitar París es hacerse con una buena guía, como la que podéis encontrar en www.parisstyle.es, un lugar donde tendréis toda la información necesaria para visitar la ciudad.

paris

fuente: flickr

Para conocer el París legendario, no podéis dejar de visitar el Arco del Triunfo y la tumba del soldado, los Campos Elíseos, el Museo del Louvre o la Plaza de la Concordia. Si deseáis aproximaros a la vertiente monumental, sin duda debéis ver el As an independent best-data-recovery.com recovery specialist, CDS is focused on being the operational arm for their partners who don’t have the resources to process backup tapes for Litigation Support or Risk Management. Campo de Marte, la Torre Eiffel, al Plaza del Trocadero, Los inválidos o los museos Quai Branly y Rodin. Los amantes de la cultura, podéis optar por la Plaza de los Vosgos y la casa de Víctor Hugo, el Centro Pompidou, el Hôtel de Ville (donde se online casino tomó la famosa foto del beso de Robert Doisneau) o el Museo Picasso.

Centrándonos en aspectos más populares, fundamental la visita a la Plaza de la Bastilla, la Ópera Nacional de París, la Plaza de la República o el cementerio del Père-Lachaise, un auténtico museo de arte funerario, lleno de celebridades: Chopin, Jim Morrison, Piaf, Proust, Wilde… El enfoque pintoresco lo encontrarás en Montmartre, la Basílica del Sagrado Corazón, el Moulin Rouge o la plaza del Tertre, paraíso del folclore.

No podemos terminar sin mencionar ese París intemporal, compuesto por imponentes construcciones como Nôtre Dame, el puente Saint Louis, el Panteón, el Barrio Latino, La Concergerie (o Palacio de la Ciudad) y la Santa Capilla. A partir de aquí, el resto es decisión vuestra: podéis elegir alguno de esos itinerarios, combinarlos o hacer vuestro propio planning empleando una guía de la ciudad.

Grenoble, una ciudad entre montañas

Grenoble se sitúa al sureste de Francia y es conocida como la capital de los Alpes franceses.Una ciudad que ofrece historia, arte, cultura y naturaleza todo en esta preciosa ciudad y sus alrededores.

La ciudad es pequeña por lo tanto, se puede ir paseando y contemplando todo su esplendor, como la plaza de Notre Dame, que se sitúa en la villa más antigua. Si paseamos por las calles del centro podremos ver la vida cosmopolita de la ciudad y  en ella descubrirás rincones de Grenobles como la plaza Grenetter.

A su vez, acércate a la catedral y al antiguo palacio del Obispado, que hoy en día es un museo y en el sótano de él podrás ver los vestigios de la antigua Cularo. Si seguimos recorriendo la ciudad pasaremos por la plaza de Saint André, que es una de las más bonitas con dos monumentos que te quedaras contemplando.

Por último, lo más conocido de Grenoble es el teleférico a la Bastilla, puedes subir con unas “burbujas” que sobrevuelas el río que divide la ciudad, llegaras a la fortaleza de las Bastilla y en la parte más alta de Grenoble podrás contemplar una de las vistas más bellas de la ciudad y su alrededor. Puesto que si ya de por si la ciudad enamora, los paisajes que puedes ver alrededor se vuelven irresistibles a los amantes de la naturaleza.

Os recomiendo a unos 25 kilómetros visitar el parque natural de Chartreuse con casi 70 hectáreas en el que se ve desde cumbres altas de macizo, bosques de pinos…un paraíso para los amantes del senderismo, y donde está situado el monasterio cartujo donde hoy en día aún viven los monjes de la Orden de los Cartujos, estos monjes son los responsables de la elaboración del conocido licor de hierbas.

Por otra parte a 16 kilómetros al sur de Grenoble está Vizille, una hermosa localidad. En el podréis ir a visitar la Place Château, donde se alza un castillo que es considerado la cuna de la Revolución Francesa. Se puede entrar, pasear por sus maravillosos jardines donde perderéis buena parte de la mañana, puesto que son enormes y muy bellos, en ellos hay ocas y patos que son un atractivo turístico, ya que todos los turistas se intentan hacer fotos con ellos y ver el museo que hay dentro del castillo.

Y para finalizar y aunque aún queda para el invierno os recomiendo que si sois  amantes de los deportes de invierno, Grenoble le ofrece un sinfín de pistas como la estación de Chamrousse a pocos kilómetros de la ciudad.

 

Lyon. Capital gastronómica por excelencia

Quitándonos de encima París y Marsella como si de auténticos empresarios del Monopoly estuviéramos hablando, Lyon es la tercera capital más grande de uno de nuestros países vecinos, Francia.

Perteneciente a la región Rhône-Alpes, te invito a sumergirte en sus calles estrechas, sus “traboules” (pasadizos), sus canales y sus numerosos museos. Toda una cultura lyonesa que, desde mi punto de vista (tras haber pasado una larga estancia allí), no te dejará indiferente y te hechizará de por vida, dejándote sobre todo un buen sabor de boca.

UN ARTE EL DE LA GASTRONOMÍA LYONESA

Pero si por algo destaca Lyon es por su buen gusto. Para los lyoneses, la gastronomía es un arte y eso es una reputación cuyo mérito se debe a las “Madres Lyonesas”, cocineras al servicio de las familias burguesas que, en la segunda mitad del siglo XIX, decidieron establecerse por su cuenta y servir con sus mesas abiertas a los espectadores del Tour de Francia.

Los chefs han seguido con la tradición de las madres lyonesas y han sumado la creatividad, impuesta por las exigencias de la sociedad. Paul Bocuse, Pierre Orsi, Guy Lassausaie, Christian Têtedoie, Georges Blanc en Vonnas o Philippe Jousse, son algunos de los cocineros mundialmente conocidos que han hecho de Lyon, una referencia en el arte culinario.

Y antes de irte, tienes una cita obligada con cualquier crepería de la ciudad. En prácticamente cada esquina podrás encontrar un puesto con muchas tentaciones: chichis (churros finos, ¡Tiene su gracia!), los macarrones (pequeñas galletas de colores) o las famosas crêpes.

Bouchones (restaurantes de alta cocina), brasseries, bar lounge o restaurantes de cocina internacional. Hay una larga lista donde puedes comer por un precio más que razonable, eso sí… no intentes comer después de las 15.00 horas porque tendrás que esperar tres horitas para poder hacer comi-cena.

Pero ¿cuál es su secreto? Según comentan los chefs de la ciudad, el truco está en “dejar que las cosas tengan el sabor que les corresponde”.

SACANDO EL MAYOR PARTIDO A LA CIUDAD

Las tabernas, los bouchones y los pequeños puestecitos que hacen de Lyon una deliciosa ciudad, es algo evidente y una cita obligada que tienes si vas a visitar la ciudad. Pero no es lo único.

También destaca por su fiesta de las luces, Fête des Lumiéres. Del 6 al 9 de Lyon (aunque si vives allí sabrás que dura aproximadamente una semana), cuyos edificios se iluminan mostrando una película llena de colores y formas que te dejarán ensimismado.

Otra de las fiestas más culturales, aunque mejor dicho musicales, es la fiesta de las Nuits Sonores, un festival musical que, durante varios días en el mes de mayo, todo Lyon sale a la calle para escuchar la mejor música electrónica. Todos los bares abren desde muy temprano para acoger a la gente ansiosa de música y de un buen ambiente en general, cuyas calles se abarrotan desde primera hora.

NOVEDADES

Además, a partir del próximo 29 de enero hasta el 2 de febrero, comienza la II edición del festival de danza y música, ‘Aire de jeu’. Dos disciplinas que un principio eran inseparables pero que, con el paso del tiempo, fueron evolucionando por caminos diferentes y ahora, el centro cultural Les Subsistances, vuelve a unirlas.

Si quieres adentrarte en el maravilloso mundo cinematográfico con héroes misteriosos, decorados monumentales y mujeres fatales, los museos galorromanos de Lyon Fourvière y Saint-Romain-en-Gal abren sus puertas hasta el próximo 7 de abril para poder ver esas películas que siempre nos gusta volver a recordar o, simplemente, que aún no hemos visto. Además, estos museos ofrecen dos exposiciones complementarias: Los entresijos del Péplum en Saint-Romain y la Antigüedad Espectáculo en Fourvière, proponiendo ambos varias animaciones de gran calidad, como talleres, espectáculos o visitas de interés.

NO PUEDES IRTE SIN ANTES VER:

  • Los viñedos de Beaujolais, Côtes Rôties y Côtes du Rhône. En ellos podrás degustar su delicioso vino, a temperatura ambiente o muy caliente. ¡Es toda una experiencia que no todos volvemos a repetir!
  • La Basílica de Fourvière, en lo más alto de Lyon. Por cualquier lugar por donde vayas caminando esta basílica te servirá de guía para orientarte si en algún momento te has perdido.
  • La Croix Rousse con sus talleres de tejedoras de seda.
  • Sigue el curso del Ródano y del Saona con los diferentes tipos de transporte que te ofrece la ciudad: cruceros, muelles, bicicletas o disfruta de un paseo a las orillas de ambos.

  • Los Anfiteatros romanos te llevarán a otra época y ciudad, con sus innumerables columnas y vestigios romanos que albergan.

Si no te puedes resistir pero no sabes cómo visitar la ciudad, te propongo la ‘Lyon city card’. Una tarjeta con las que puedes viajar en la red de transportes urbanos, puedes acceder de manera gratuita a los museos y exposiciones temporales y puedes obtener descuentos en muchos lugares de la ciudad. La tienes en varias modalidades: para 1, 2 ó 3 días.

DÓNDE PUEDES DORMIR:

Lyon alberga más de 170 hoteles muy variados y de gran calidad. En total, hay unas 14.500 habitaciones de todos los estilos. No es muy difícil no encontrar algún alojamiento que te guste.

INFORMACIÓN TURÍSTICA:

Oficina de Turismo y Congresos del Grand Lyon: http://www.lyon-france.com/ en la enorme Place de Bellecour.

Teléfono: 33 (0)4 72 77 69 69