A esquiar en Navidad

Llevo varios años sin ir a esquiar, la última vez que fui fue en Grenoble con mi prima que estaba allí de Erasmus y fuimos un día, eso hará casi 4 años y realmente ahora lo pienso y no se las razones porque no he vuelto a ir.

La verdad que las pistas de esquí de Grenoble son una pasada y no las puedo comparar con las que estoy acostumbrada de Teruel, pero mejor ir a Teruel que no esquiar. Por esa razón este año me he propuesto ir a esquiar en Navidad para quitarme el gusanillo que tengo desde hace ya varios años.

Grenoble

Muchas personas en las fiestas de Navidad se van a esquiar, es un deporte que gusta y que tienes unos meses al año para poder disfrutarlo y este año además ha llegado un poco tarde pero esperemos que esta marzo se pueda ir y disfrutar de la nieve y además de la naturaleza, del ruido del viento en tu cuerpo.

Bajar una pista con tranquilidad viendo el paisaje todo nevado no tiene precio es lo que realmente más añoro de los días de esquí, ver los árboles, las montañas cubiertas de nieve y el poder pasar cerca de ellos totalmente equipada.

Es una sensación que si nunca has esquiado no entenderás, pero para los esquiadores entienden el silencio de la montaña y únicamente el viento te habla.
Así que espero poder ir con alguna hermana, amiga o familiar a esquiar aunque sea un día. también hay que decirlo es lo caro que es, pero como digo yo, todo cuesta y cuesta más lo que más te gusta.

Por otra parte si no te gusta ni el esquí no el snowboard, puedes aprovechar para hacer caminatas con las raquetas por la nieve, hacer muñecos de nieve o incluso guerra de bolas de nieve con los más pequeños.

Disfrutar de las navidades y nos vemos a la vuelta.

Helsinki en febrero

Hace unos años me fui con una amiga a Helsinki en pleno Febrero, por aquel entonces no éramos muy conscientes del frío que había o mejor dicho que podía existir ciudades de Europa a -22 grados a finales de Febrero.

mar hieloLo primero que nos sorprendió fue cuando cogimos el ferry desde Tallin hasta Helsinki a las 6 de la mañana, éramos las únicas turísticas del ferry los demás eran personas de la zona que nos miraban con cara cuando nosotras saltamos de los asientos al ver que el mar estaba totalmente congelado y el ferry lo iba rompiendo a su paso.

Una vez llegamos a Helsinki nos esperaba un amigo de allí y pasamos varios días en su casa visitando toda la ciudad y sus maravillosas saunas, hay que decir que en todos los edificios o eso nos dijo nuestro amigo hay saunas pero que debes reservar con varios días de antelación para tener acceso exclusivo a ellas.

Comimos muy bien esos días pero he de reconocer que bastante caro, por esa razón hacíamos un desayuno copioso y una comida- cena para ahorrarnos algún dinero.

Por otra parte la fiesta en Helsinki fue fantástica y entramos en calor rápidamente con toda la gente amable del local.

Por esa razón y por muchas más contemplar toda la nieva, ver el mar congelado, gente paseando con sus perros por el mar para llegar a las islas cercanas de la ciudad, ir a las saunas…y muchas cosas más debes ir a Helsinki.

helsinki

Fue una aventura conocer esas maravillosas ciudades con tanta nieve, espero volver pronto en verano para poder pasear tranquilamente sin que se congelen partes del cuerpo o tener que entrar cada hora y media a una cafetería a calentarnos. Una odisea en toda regla.