Papúa Nueva Guinea: el último paraíso oceánico


Y es que este pequeño país oceánico, situado en la mitad oriental de la isla de Nueva Guinea, fue uno de los últimos lugares a los que llegó la colonización europea, y pese a todo aún hoy son muchas las tribus que se mantienen tal y como vivían hace siglos, manteniéndose una diversidad difícilmente visible en otros países de los alrededores como su vecina Australia, que tiene otro tipo de atractivos para el turismo.
A pesar de la escasa población, de unos 7 millones de habitantes, se han contabilizado hasta 848 idiomas distintos, de los cuales siguen hablándose 836. Esto se debe a la difícil geografía del país, que ha provocado durante siglos la descentralización y consiguiente diversidad de poblaciones con costumbres y lenguas diferentes. Esto se une a la escasa urbanización y a la forma de vida tradicional llevada a cabo en gran parte de la isla.40120235_1cdb1470db_zTodo esto, a pesar de ser una complicación para la modernización es también la característica que le diferencia de los países del entorno y que hace que el sector turístico este en alza aunque actualmente es la minería la que aporta casi 4/5 de su PIB gracias a los yacimientos de petroleo, cobre y oro.
La gran belleza natural de Papúa Nueva Guinea se debe al gran desconocimiento que se tiene de este lugar. Los colonizadores europeos no profundizaron demasiado en su exploración, quedándose en las zonas de costa, por lo que actualmente muchas especias de plantas y animales están por descubrir a ojos occidentales.
Casi cada una de las diferentes tribus tiene su propio idioma, y a pesar de que unos de los tres idiomas oficiales es el ingles, sólo se habla en las ciudades, donde vive aproximadamente el 20% de la población.
Los paisajes son muy diversos, habiendo zonas selváticas y montañosas en el interior, y con una gran costa bañada por el Océano Pacífico con barreras de corales casi desconocidas entre la numerosas islas que también pertenecen a su territorio.
Papúa Nueva Guinea cuenta con algunos puntos de gran interés que es casi obligatorio visitar si viajas al país, como por ejemplo el antiguo sitio agrícola de Kuk, cuyas excavaciones arqueológicas demuestran como ha evolucionado la agricultura de la zona desde hace unos 7.000 años.
El sector del turismo no se ha explotado de forma masiva, lo que contribuye a la conservación del patrimonio y permite que la población viva según sus costumbres ancestrales, ofreciendo una experiencia que en otros lugares paradisíacos ya no es posible por la enorme afluencia de visitantes y la consiguiente transformación del entorno, adaptándose a la demanda del turismo.
Papúa Nueva Guinea es por tanto un destino ideal para viajeros aventureros que tengan ganas de conocer un país muy variado y diverso, con gran cantidad de culturas diferentes y todas y cada una muy diferente a lo que puede estar acostumbrado el turista occidental. Es una parte del país que aún está por descubrirse, y es de agradecer este desconocimiento general gracias al cual se puede disfrutar de una experiencia única, sin haber sufrido la explotación turística de otros destinos como por ejemplo Cancún, y que probablemente llegue y haga perder al país parte de su encanto.

Estocolmo, máximo exponente de la belleza nórdica

El norte de Europa es uno de los enclaves más bellos del mundo, y dentro de él, Estocolmo es la ciudad más destacada. En ocasiones se la denomina la “Venecia del norte”, gracias a sus canales y su belleza arquitectónica. La localidad ha sido descrita y en ocasiones protagonista para grandes autores de la novela sueca, como Stieg Larsson, Henning Mankell o Camilla Läckberg, y dispone de muchos lugares de interés. Aquí te mostraremos algunos.

En primer lugar, un paseo por la ciudad vieja (Gamla Stan) te permitirá contemplar la Catedral y el Palacio Real, con su cambio de guardia. Sin embargo, debes recorrer las calles de esta zona, sin miedo, sin mapa, descubriendo todos los monumentos y los bonitos edificios. Perderse es imposible ya que se encuentra en una isla y siempre te darás de frente con el mar. También aquí podemos ver el gran Parlamento o el Ayuntamiento, donde se celebra la cena de los Premios Nobel. Para terminar el trayecto, puedes acudir a la Plaza Mayor, a las calles comerciales o ver las distintas iglesias.

Otra manera de ver la ciudad es a bordo de un barco, que te mostrará Estocolmo de una manera diferente para que te lleves todas las perspectivas posibles. Para moverse por el centro, nada mejor que el metro, en el que las estaciones son una obra de arte en sí misma, con decorados y pinturas espectaculares.

La capital sueca cuenta con numerosos museos. Destaca el Vasa, donde podremos admirar un barco de guerra del siglo XVII, y el de Abba, dedicado al grupo que en su día ganó Eurovisión y en el que conocerás sus inicios y su trayectoria. Puedes descubrir el Museo de Arte Moderno o Skansen, una colección al aire libre de casas y costumbres del pueblo sueco desde el siglo XVI. Otros lugares de interés son el Museo Nórdico o el Nacional de Bellas Artes.

Para terminar, puedes desplazarte para ver enormes monumentos como Vaxholm, una inmensa fortaleza construida en 1549, o el Palacio de Drottningholm, cuya construcción original data del siglo XVI. Dispone de teatro, iglesia e imponentes jardines, uno barroco y otro de estilo inglés. En su terreno podemos ver también el Pabellón chino, cuya estructura se basa en el rococó francés y en el arte asiático.

La Mezquita de Córdoba

La Mezquita Catedral de Córdoba es Patrimonio de la Humanidad desde 1984. Uno de los monumentos más importantes de todo la religión Islámica y además de los más impresionantes y asombrosos por lo bien que se conserva.

La Mezquita se empezó a construir en el año 785. La mezquita ha estado en continua renovación, durante los Emiratos de Córdoba y el Califato de Córdoba como en 1238 tras la reconquista cristina se llevó otra reconversión de la mezquita a una Catedral Católica.

Hoy en día, se puede ver ambas religiones en el mismo lugar. Pero sinceramente la que más impresiona es el estilo árabe que tiene la Mezquita.

Junto con la Alhambra, es uno de los monumentos más famosos del estilo Islámico que España conserva y más visitado.

CordobaMezquita.jpg

Cuenta con un total de 23.400 metros cuadrados, donde la mayoría de

los metros cuadrados están orientados a la meditación y oración de los feligreses (está totalmente prohibido cualquier culto colectivo o rezo no católico).

Para acceder a la catedral pasarás por un patio precioso lleno de naranjos, palmeras, fuentes y arcos una vez atraviesas dicho patio entrarás por la Puerta del Perdón de estilo mudéjar a la Catedral.

La mezquita consta de cinco zonas, son las que dividen el recinto y corresponden a cada una de las ampliaciones que han sido llevadas a cabo como por ejemplo, puedes encontrar a los laterales zonas católicas con sus capillas como la de San Ambrosio, San Agustín la Capilla de Nuestra Señora de las Nieves y San Vicente Martin también conocida como la capilla de la Transfiguración… hay bastantes capillas dependiendo de la parte del muro en el que estés puedes ver unas u otras.

Por otra parte es recomendable recorrer toda la Mezquita por fuera para contemplar todas las puertas como la Puerta del Sabat, la Puerta de Santa Catalina o la de San Nicolás, una de las más impresionantes es la Puerta del Espíritu Santo.

A Valencia por el buen tiempo

Con el buen tiempo del verano que mejor forma de hacer turismo que ir una ciudad con mucho encanto y con kilómetros de playa.

De las mejores cosas que tiene Valencia a parte de su cultura y playas es la gastronomía, la paella valenciana, el arroz al horno y sus naranjas…si estáis por la Malvarrosa os recomiendo el Bobo uno de los mejores restaurantes para comer una buena paella, pero si estáis por el centro de Valencia ir a comer a Valen&Cia, un restaurante nuevo con mucho glamour y una comida fantástica gracias al chef de cocina Carlos Folgado , si vais a Valencia no dudéis de ir, eso sí, reservar que siempre está completo y justo para verano han abierto una terraza donde podréis degustar los arroces típicos valencianos y sus impresionantes platos.

Valencia cuenta con uno de los barrios antiguos más grande de España, el Barrio del Carmen, este barrio creció entre dos murallas, la musulmana y la cristina, en estos momentos únicamente quedan las dos torres, la de Serrano y la de Quart la cual puedes subir y contemplar las vistas de la Valencia antigua.

En el mismo barrio podéis contemplar la Plaza de la Virgen y el conjunto histórico de la Catedral, el Miguelete, la basílica de la Virgen o la Almoina. Y si vais entre semana y concretamente el jueves a las 12:00 del mediodía podréis ver el Tribunal de las Aguas, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, en él se habla de las 7 acequias que recorre Valencia. Evento maravilloso y digno de ver.

A su vez, podemos visitar la Plaza del Mercado, que es uno de los mercados más grandes de Europa y hace poco se reformo, preciosa la cúpula y el edificio es de una arquitectura pre-modernista, justo enfrente podemos visitar la Lonja de la Seda también declarada Patrimonio de la Humanidad, una obra maestra del gótico con unas impresionantes columnas.

En el centro de Valencia, podemos visualizar el Palacio del Marqués de Dos Aguas, un edificio que cuando pasas por su lado te quedas sin palabras, si seguimos por la calle de las Barcas nos encontraremos con la puerta del Ayuntamiento y el edificio de correos, ahí es donde en el periodo de fallas se celebra la mascletà y justo enfrente la plaza de toros y la Estación del Norte, hay que visitarla por dentro, puesto que es toda de cerámica valenciana con dibujos típicos valencianos como la fallera.

fuente: flickr

Por otra parte tenemos la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la cual podemos contemplar una arquitectura futurista y sorprendente. En dicha ciudad podemos visitar l´hemisferic, l´oceanogràfic que es el mayor acuario de Europa, el Museo de Ciencias Príncipe Felipe, la ópera en el Palau de les Artes de Reina Sofía, el Ágora sede principal del Open de Tenis 500 y el jardín flotante en que podéis ir por la noche de fiesta a la discoteca más sofisticada de Valencia y con más glamour. En esta Ciudad de las Artes y las Ciencias, es un paseo obligatorio si se va a Valencia solamente por contemplar los impresionantes monumentos.

Y como no, las playas valencianas que recorren toda su costa de norte a sur, para los que no salgan de Valencia ciudad cuenta con las playas del Cabanyal y las de la Malvarrosa con su paseo marítimo, pero si prefieren playas más salvajes o menos habitadas las del Saler, Perello o Cullera, aunque en época veraniega también se llena. Pero si vais por esa zona no os perdáis visitar el Parque Natural de la Albufera al atardecer.

 

 

fuente: flickr

Otras maravillas del mundo moderno: Machu Picchu

Su peculiar arquitectura y el halo de misterio con que lo ha envuelto gran parte de la literatura relacionada con este sitio, hacen de Machu Picchu uno de los destinos turísticos más populares del planeta. Este poblado andino construido a mediados del siglo XV fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983 (curiosamente, ayer se cumplieron 29 años de dicho reconocimiento) y también forma parte de las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Ha habido distintas teorías sobre el porqué de esta construcción: palacio, santuario religioso, fortaleza o ciudadela, etcétera (estos últimos parecen haber sido descartados). Hoy en día, este parque arqueológico y natural sirve de escenario a eventos como el mayor concurso de avistamiento ornitológico de Sudamérica, celebrado hace unos días.

Y una cosa está clara: si se tiene ocasión, no se debe desaprovechar la oportunidad de visitarlo y verlo por uno mismo. Para ir por libre, lo mejor es ir en tren desde Cusco a Aguas Calientes y tomar un autobús. La entrada debe pagarse en soles, la moneda peruana y es muy recomendable hacer el cambio en Lima o en Cusco.

Lo ideal es dormir en Aguas Calientes y levantarse sobre las 5 de la mañana para coger los primeros autobuses, ya que The Skagit County Crisis Center is an 16-bed crisis mental health stabilization and sub-acute THC Detox program. solo se permite el ascenso de 400 personas al día. Aunque solo podrás visitar cada sitio una vez, la entrada puede online casino usarse durante 3 días.

Además de Machu Picchu (“Montaña best online casino Vieja” en quechua), existen otros famosos sitios en el complejo inca:

  • El Cerro Wayna Picchu (“Montaña Nueva” en quechua), especialmente famoso por servir como telón de fondo de las panorámicas de Machu Picchu, aunque también alberga importantes restos arqueológicos.
  • El Camino Inca. La principal ruta de acceso a Machu Picchu a finales del siglo XV es hoy la ruta de trekking más popular de Perú. Dura entre 3 y 4 días y debe realizarse en grupo, acompañado por guías de la zona.
  • El Templo de la Luna. Es un conjunto de cuevas que pudo tener usos funerarios. Aunque el nombre no goza de respaldo arqueológico, se cree que puede habérsele dado para distinguirlo del Templo del Sol de Machu Picchu. Se encuentran a poco menos de dos horas caminando desde la ciudad.
  • La Roca Sagrada. Es una piedra, asentada sobre un pedestal, de 3 metros de altura y 7 de ancho. Indica el extremo norte de la ciudad y es el punto de partida del camino a la Montaña Nueva.

Si quieres ampliar información, puede resultarte de utilidad el sitio web del Ministerio de Cultura de Perú.

Sidi Bou Said y otros encantos de Túnez

Sidi Bou Said es una de las ciudades más bonitas de la República Tunecina. Todas sus casas tienen blancas fachadas y sus puertas y ventanas están pintadas de color azul, color que trae buena suerte según la tradición árabe. Se encuentra en lo alto de un acantilado, mirando hacia el Golfo de Túnez.

En la calle principal hay un gran zoco de souvenirs, en el que numerosos vendedores reclaman al turista para vender pañuelos, rosas del desierto e infinidad de objetos. A veces, pueden resultar agotadores, pero es prácticamente obligatorio regatear el precio.

Entre las muchas cafeterías, destaca el Café des Nattes, en el que se puede tomar el típico té con piñones mientras disfrutas de unas vistas sensacionales. Oscar Wilde o Paul Klee son algunos de los muchos artistas que encontraron inspiración en este rincón tunecino.

Rodolphe D’Erlanger popularizó Sidi Bou Said en 1912, cuando construyó un espectacular palacio, convertido hoy en el Centro de Músicas Árabes y Mediterráneas, momento en el que muchos tunecinos quisieron convertir esta ciudad, en la que el olor de los jazmines inunda sus calles, en su lugar de veraneo. No pierdas tampoco la ocasión de ver la Mezquita y el Faro, del siglo IX.

A poca distancia se encuentran las ruinas de Cartago, una de las ciudades más importantes del Imperio Romano, Patrimonio de la Humanidad y otro lugar que merece la pena visitar. Del resto del país, destacan el anfiteatro de El Djem, la mezquita de Monastir, la kasbah y el bazar de Sousse, la mayor y más antigua mezquita del occidente islámico en Kairouan (considerada Ciudad Santa del Magreb y declarada Patrimonio de la Humanidad), los restos romanos y bizantinos de Tozeur (ciudad que ha servido de escenario para La guerra de las galaxias y El paciente inglés), los espejismos de Chott el Jerid (el gran lago salado), las casas trogloditas de Matmata y un largo etcétera.

En cuanto a su gastronomía, es la propia de El Magreb, aunque tiene notas propias e influencias de los pueblos que han habitado la tierra (bereberes, árabes, moriscos, turcos…). Una de sus señas de identidad es la diversidad de los condimentos y especias que emplea: comino, azafrán, hierbabuena, cilantro, canela, cúrcuma o pimentón, entre otros. Un país al que ir… Y volver.