Desde París con amor

La Ciudad de las Luces, la Ciudad del Amor… Sin duda, son muchas las formas de referirse a París. Del mismo modo, todo el mundo tiene más o menos claro qué cosas no puede dejar de visitar en la capital francesa: la Torre Eiffel, Notre-Dame, Montmartre, los Campos Elíseos, el museo del Louvre, el Río Sena, la plaza de la Bastilla…

Si no os gusta hacer lo mismo que el resto, nuestra propuesta de hoy recoge varios puntos representativos, con un sabor especial. No obstante, la capital es tan grande y cuenta con tantos atractivos que es posible que queráis hacer el itinerario a vuestra medida. Una buena forma de visitar París es hacerse con una buena guía, como la que podéis encontrar en www.parisstyle.es, un lugar donde tendréis toda la información necesaria para visitar la ciudad.

paris

fuente: flickr

Para conocer el París legendario, no podéis dejar de visitar el Arco del Triunfo y la tumba del soldado, los Campos Elíseos, el Museo del Louvre o la Plaza de la Concordia. Si deseáis aproximaros a la vertiente monumental, sin duda debéis ver el As an independent best-data-recovery.com recovery specialist, CDS is focused on being the operational arm for their partners who don’t have the resources to process backup tapes for Litigation Support or Risk Management. Campo de Marte, la Torre Eiffel, al Plaza del Trocadero, Los inválidos o los museos Quai Branly y Rodin. Los amantes de la cultura, podéis optar por la Plaza de los Vosgos y la casa de Víctor Hugo, el Centro Pompidou, el Hôtel de Ville (donde se online casino tomó la famosa foto del beso de Robert Doisneau) o el Museo Picasso.

Centrándonos en aspectos más populares, fundamental la visita a la Plaza de la Bastilla, la Ópera Nacional de París, la Plaza de la República o el cementerio del Père-Lachaise, un auténtico museo de arte funerario, lleno de celebridades: Chopin, Jim Morrison, Piaf, Proust, Wilde… El enfoque pintoresco lo encontrarás en Montmartre, la Basílica del Sagrado Corazón, el Moulin Rouge o la plaza del Tertre, paraíso del folclore.

No podemos terminar sin mencionar ese París intemporal, compuesto por imponentes construcciones como Nôtre Dame, el puente Saint Louis, el Panteón, el Barrio Latino, La Concergerie (o Palacio de la Ciudad) y la Santa Capilla. A partir de aquí, el resto es decisión vuestra: podéis elegir alguno de esos itinerarios, combinarlos o hacer vuestro propio planning empleando una guía de la ciudad.

Doha relúce desde Qatar

Los más privilegiados, corren la suerte de disfrutar de las joyas que ofrece el turismo de lujo. Entre los países que más lo potencian se encuentran Emiratos Árabes Unidos, China o Tailandia. Siguiendo la estela de la lujosa ciudad de Dubai en Emiratos Árabes Unidos, Doha la capital de Qatar se ha convertido en un uno de los destinos más codiciados.

Hasta hace tan sólo 15 años, la bahía de Doha era una zona desértica donde se instalaban pequeñas comunidades nómadas dedicadas a la actividad pesquera. Fue en la década de los 90, cuando el Emirato experimentó un cambio radical tras el descubrimiento de inagotables reservas de gas y petróleo en sus tierras. De una capital modesta y humilde, Doha pasó a brillar por sí misma.

Los grandes rascacielos que se erigen en la ciudad, formando el conocido City Center han sido diseñados por la mano de los arquitectos más reconocidos del mundo. En el proyecto ha participado el arquitecto chino Ming Pie, autor de la pirámide de cristal situada en el Louvre en París, que ha diseñado el Museo de Arte Islámico. Un imponente edificio de cinco plantas que reúne una colección representativa de varios siglos.

Recuerdo de los Juegos Asiáticos celebrados en 2006, quedó la increíble Ciudad de los Deportes de Doha, en la que sobresale la Aspire Tower, con forma de antorcha que llegó a arder durante los Juegos.

De la simbiosis del vanguardismo y el estilo árabe nace la Doha Office Tower, diseñada por el arquitecto Jean Nouvel, con una cúpula bañada en filigrana metálica.

Otra de las atracciones de Qatar es el circuito de motociclismo de Losail, el único acondicionado con iluminación especial para disputarse por la noche. El ingeniero alemán Hermann Tilke fue el encargado de diseñar su trazado y el sistema de iluminación capaz de generar 5,4 millones de vatios, lo equivalente a 70 campos de futbol.

Una de las actividades asociadas al turismo de lujo que se concentra en Doha son las compras. Los turistas aprovechan su estancia en la ciudad para irse de lujosas tiendas. Un rincón especializado en el shopping es la isla artificial The Pearl, donde también podrás encontrar restaurantes y cafeterías para hacer un descanso entre tienda y tienda.

En esta ciudad también se encuentra el centro comercial más grande del Golfo Pérsico, The Villagio Shopping Mall de estilo veneciano, en el que podrás encontrar tiendas para todos los gustos y todos los bolsillos.

La otra cara de la ciudad es el Zoco Viejo, donde las construcciones no sobrepasan los dos pisos, siendo el Centro Cultural Islámico de Qatar, el único edificio de mayor peso. Ahora convertido en un barrio viejo tras la implantación de la parte vanguardista de la ciudad, no ha perdido su encanto de antiguas galerías y callejuelas.