Un viaje espiritual

Hoy nos decantamos por la lejana Asia, donde se encuentra una de las regiones de mayor riqueza cultural y comercial del mundo, la India. Cuna de la espiritualidad, aquí surgieron cuatro de las religiones más conocidas a nivel internacional, como también se albergaron las religiones de Occidente en los posteriores siglos.

Dentro de la inmensidad de la India, se recomienda visitar los lugares más emblemáticos, que dan forma al denominado “triángulo dorado” del Norte. Se trata de una de las rutas más transitadas por los turistas y recorre las principales ciudades del país: Delhi, Agra y Jaipur.

El punto del que partiremos será la capital de la India, Delhi. Al norte de la misma se encuentra el famoso Himalaya. En la parte de la cordillera de la India, se encuentra uno de los mayores lugares de peregrinaje, Uttar Padresh.

En esta región se encuentra la ciudad milenaria de Agra que guarda uno de las joyas patrimoniales de la India: El Taj Mahal, uno de los edificios más bellos del mundo. Representa el paraíso y alberga la historia de amor del sultán Sha Jahan. La finalidad de la construcción fue recibir al cuerpo sin vida de la esposa del sultán, Arjumand Bann Begu.

En este estado tiene lugar el nacimiento del Ganges, que transcurrirá por numerosas ciudades del este hasta llegar a la ciudad sagrada Varanasi, donde se pueden contemplar las enormes celebraciones entorno al río.

Al este de la ciudad de Delhi, otra casino online de las ciudades destacadas es Orissa donde se encuentran los templos de Jagannath de Puri y del Konarak, señor del univero y dios del sol respectivamente.

Al sur de la capital india, se encuentra el estado de Tamil Nadu, muy destacado por sus innumerables templos sagrados de la zona del delta de Cauvery y las colinas Nilgiri, de la que destacan los templos de la ciudad de Madurai, capital espiritual para muchos peregrinos.

Lejos de la muchedumbre que puedan suponer algunas urbes, en la costa oeste podrás encontrar la naturaleza más salvaje de la región de Kerala. Al igual que la antigua colonia portuguesa de Goa, donde se extienden infinitos kilómetros con playas solitarias.

Fuera de este triángulo también es muy destacado el paisaje de desiertos que compone la región de Rajastán. Aquí se encuentran palacios medievales de cuento como son Udaipur y Bundi.

Viajando a la India, no sólo visitarás un país especial por su gran riqueza cultural sino que te descubrirás a ti mismo en un viaje espiritual, lleno de sensaciones, colorido, tranquilidad,… que ningún otro lugar te aportará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *