Vive la magia en Lanzarote

No hace falta irnos muy lejos para deleitarnos con maravillosos paisajes exóticos y tropicales. En España hay unos cuantos… Hoy nuestro destino será la isla de Lanzarote. No sé si será por el magma volcánico que le proporciona sus colores cálidos, por sus playas vírgenes, o su aspecto primigenio lo que le dota a la isla de esa magia.

En cualquier época del año la isla te acoge con calidez, lista para que pases unos días de relax en tu encuentro con su naturaleza.Si buscas sol y playa, entre las mejores playas visitadas te recomiendo la de Papagayo. Se encuentra escondida entre colinas, para acceder a ella tienes que atravesar los montículos. Desde esta, a su vez puedes acceder a otras pequeñas calitas. Según te vas alejando puedes dar con alguna comunidad nudista. En cambio, si lo que quieres es coger olas hay playas idóneas para practicar windsurf o kite surf. La playa de Famara en el norte de la isla, es una de ellas. Ideal para practicar este tipo de deportes por su extensión y ventosidad, donde podrás disponer de servicios de alquiler de equipos y escuelas de surf al lado de su parking. Desde aquí tendrás increíbles vistas a la Graciosa.

Otra de las actividades que puedes realizar es hacer senderismo… ¡Se el primero en alardear que has subido a un volcán! Sí, sí… ¡Porque se puede subir! Y yo te cuento, que la experiencia es impresionante. Desde aquí podrás ver gran parte de la isla y sus costas.

Uno de los sitios más impresionantes es el Mirador del Río, situado en el cabo norte de la isla. Desde aquí hay varios puntos donde puedes divisar el paisaje, entre sus pasillos y terrazas, ofreciendo una vista privilegiada de la zona que comprende el archipiélago Chinijo (comprende las islas de la Graciosa, Montaña Clara, Alegranza, Roque del Este y Roque del Oeste).

Entre sus curiosidades, si cruzas por la noche el norte de la isla, a uno de los lados de la carretera encontrarás una brujita iluminada que le da forma al pueblecito de Haría. Pero no sólo es esta una de las excentricidades de la villa, también se cuentan otras cosas que son de brujería.

Sin duda uno de los mejores días para ir a Teguise, la antigua capital lanzaroteña es el domingo. En sus plazas y sus calles concéntricas se monta un mercadillo medieval, donde encontrarás curiosidades, arte, decoración,… Un lugar ideal para comprar los souvenirs del viaje. Para esta pequeña ciudad no han pasado los años, conserva intacta la arquitectura canaria de la época y la blancura de la cal de sus muros, desde que se disputaran aquí moros y cristianos su dominio entre plazas y callejuelas.

Otros de las paradas obligatorias, algunas bastante conocidas en el turismo de la isla son:


Los Jameos del Agua: En el norte de Lanzarote, al pie del volcán de la Corona se desarrolla un complejo de cuevas de gran interésarquitectónico. Entre ellas, la Cueva de los Verdes, una de los tubos más largos del mundo, habilitada para el acceso con una iluminación espectacular para los turistas. En este ecosistema habitan especies animales como los característicos cangrejillos albinos, ya famosos en la zona.

El Golfo

: Es un espacio abierto al océano que se formó en el paso a raíz de erupciones. En su interior se sitúa una laguna de característico color verde. Ésta surgió debido a la inundación del cráter y su color se debe a las algas que habitan su superficie.

Estos son algunos recovecos más especiales de la Isla, que bajo nuestra experiencia hemos podido encontrar. Desde aquí, un consejo: Siempre que podáis, viajad a lugares donde tengáis a alguien que os pueda enseñar los rincones que cómo turistas nunca podréis encontrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *